Sobre mí

Soy Sylvia, madre de 3 hijos, compañera de un tío estupendo y emprendedora online desde 2010.

Yo estaba muy contenta con mi trabajo en Iberia, y aún así decidí que no quería seguir trabajando a turnos, para poder estar con mis hijos todo el tiempo que ellos y yo necesitábamos.

Cuando dejé el trabajo, Luis acababa de nacer, Clara tenía 3 años y mi marido llevaba 7 meses en paro.

La crisis se había comido todos nuestros ahorros y yo empezaba un negocio desde cero, con cero euros en el banco.

Quizá no era la situación ideal para dejarlo todo y darme de alta en autónomos, pero no lo puedo evitar, cuando me propongo algo, me arremango y lo consigo.

Hoy en día trabajo desde casa, marcando mi horario de trabajo en función de las necesidades de mi familia y gracias a mi negocio, acabo de cumplir mi sueño de tener una familia numerosa: el pequeño Germán nació el pasado mes de julio.

En los últimos 7 años no he parado de formarme, y he aprendido muchísimo sobre mil y una disciplinas.

Y lo mejor: he tenido la oportunidad de ponerlo todo en práctica en mi propio negocio y he visto que hay cosas que funcionan para todos y otras que no, porque trabajo en un nicho pequeñito, muy concreto y con un tipo de publico muy específico.

 

Imagínate que te gusta la medicina.

Después de estudiar la carrera podrías ser médico de familia, o elegir cualquier otra especialidad.

Podrías dedicarte a la investigación, a la docencia, opositar para la sanidad pública o abrir tu propia clínica privada.

Multitud de opciones para vivir de lo que te gusta, ¿verdad?

Igual pasa con los negocios online, y aunque no hay tantas posibilidades rentables, sí hay varias.

La prueba es que yo misma vivo de mi negocio de costura creativa, y cada vez mejor.

En La Vida Volando te voy a contar que no es un camino fácil ni rápido, pero que es posible.

Y tú decidirás si te merece la pena el esfuerzo 😉

 

 

¿Por qué nace La Vida Volando?

Porque quiero contarte cómo vivir mejor gracias a un trabajo que es de verdad lo que quieres.

No puedo evitar ver a una persona con ilusión por cambiar de trabajo y que se me ocurra una idea de negocio para ella.

Pienso en cómo debería enfocarlo para destacar, en cómo debería comunicar en sus redes sociales, en la imagen que le haría ser más impactante.

Y no lo hago con mala leche, ni con condescendencia.

Lo hago sin querer y desde la sola idea de echar una mano a quien veo que quiere andar y no sabe por dónde.

Pero, ¿qué me diferencia de un cuñado cualquiera que cree que sabe de todo y tú nada?

Pues que lo he puesto en práctica y lo he hecho funcionar: Chita Lou es mi trabajo y mi modo de vida al 100%

Que no hablo sin saber, que me he pegado muchas tortas y que acostumbro a aprender de los errores.

Y si me conoces un poquito, sabes que no me cuesta absolutamente nada contar todo lo que sé.

Si necesitas un negocio único para vivir de verdad, puedo ayudarte a crearlo. Y además quiero hacerlo.

Lo que dicen por ahí

Se dice por ahí que hoy en día es imposible vivir de negocios online. Que si acaso podría ser un sobresueldo, un extra que da algo de dinero esporádico.

También que de eso nada, que sí que se puede y es súper fácil con cuatro consejitos y un poco de publicidad de pago en Facebook.

Sin embargo llevo 7 años viendo negocios abrir y triunfar, y otros cerrar sin haber explotado todas las posibilidades.

¿Cuál de los dos quieres que sea el tuyo?

 

 

 

0

Tu carrito