Negocios únicos para vivir de verdad. Suscríbete ahora

 

Organizar el trabajo en casa

La parte más complicada de emprender en casa es organizar el trabajo.

Mira que no hablo de organizar el tiempo, porque eso es relativamente sencillo una vez has organizado el trabajo.

Organizar el trabajo cuando no hay nadie que te diga qué hay que hacer es tremendo.

Yo he llegado a pasar días sin hacer prácticamente nada, por no saber ni por dónde empezar.

Vengo de trabajar en una gran empresa. Vamos, no es ningún secreto que dediqué a Iberia 8 años de mi vida, de los 22 a los 30 años. Y la mar de contenta, también te digo. Adoraba el trabajo. Ya he contado mil veces que lo dejé para poder dedicarme más y mejor a mis hijos.

Pero a lo que iba, trabajando en Iberia aprendí que para que miles de trabajadores sepan cómo hay que hacer las cosas todos igual, se redactan boletines y protocolos de actuación.

Eso en casa falla. No tenemos nada de eso que nos diga cómo hacer las cosas, qué hacer primero, qué rutinas tenemos que seguir al empezar la jornada.

Y no vengo a contarte esto como experta, sino como completa novata. Sigo en el camino de tratar de organizar todo lo que tengo que hacer dentro de una vida donde se cocina todos los días, se ponen lavadoras y se crían 3 hijos.

Claro, La vida volando surge de la necesidad que tengo que compartir con el mundo lo contenta que estoy con mi vida, y de ayudar a quien quiera cambiar la suya, pero eso no quiere decir que viva en un cuento de hadas.

Hasta ahora lo que he sacado en claro es que por un lado tengo que organizar las cosas fijas de la semana, a saber, el post semanal de Chita Lou, el post semanal de La vida volando, atender el correo electrónico y las redes sociales, y los pedidos de la shop, que pueden ser variables.

Cuando el post de Chita Lou va con vídeo, tengo que grabarlo y editarlo previamente. Y si lleva fotos, buscar un momento para hacerlas en que haya luz natural.

Trato de planificar lo más a largo plazo que puedo, para tener tiempo de maniobra. En este momento esto cobra un sentido brutal, porque con el bebé todo puede cambiar en el último momento, así que procuro tenerlo todo con bastante antelación. Si no, no hay manera de sacar un post semanal original y propio durante casi 4 años y no fallar ni un jueves.

Cuanto más mayor me hago, me noto más maniática con el orden de las cosas. Procuro (aunque no siempre me sale) que tanto la casa como el trabajo funcionen con las piezas bien engrasadas.

Los niños mayores tienen una rutina muy concreta por las mañanas, y se levantan con tiempo de sobra para hacerlo todo. Entre sus tareas se incluye recoger el comedor, por ejemplo. Esto a ellos no les cuesta nada hacerlo y a mí me supone un gran ahorro de tiempo para la jornada. Necesito que la casa esté ordenada para poder trabajar.

Otra de las claves para mí es dejar tiempo libre al cabo de la semana. No ocupar todos los huecos de mi jornada con cosas por hacer.

Siempre hay imprevistos, y a veces pierdo un día entero en ello. Una revisión médica, una renovación del DNI, una carrera hasta el centro comercial para comprar ropa de abrigo para el pequeño porque llegó el frío sin avisar.

Por eso más vale dejar huecos, o se acumulará el trabajo semana tras semana.

Muchas veces he pensado en redactar las rutinas de las tareas fijas. Hacerme unos carteles, unas fichas, no sé. Porque otra cosa que noto es que cuando apunto las cosas, salen de mi cabeza, dejando un agradable vacío, pero no las olvido porque las veo escritas.

Un día te contaré mi sistema de libretas para llevar todo el trabajo. Nada de Bullet Journal ni nada estiloso, no te creas. Es un sistema de lo más sencillo y de andar por casa, pero a mí me funciona.

También me gustaría redactar “protocolos” para cosas que hago de forma esporádica. Por ejemplo, los posts patrocinados. Siempre tengo que ir a mirar cómo lo hice la última vez, porque no me acuerdo. Me refiero al tema de los plazos de entrega, la redacción de las condiciones.

Redactar todo esto y ponerlo mono para imprimir también es una tarea esporádica que necesito colocar en algún lugar de mi agenda, pero como nunca es urgente, lo voy dejando.

Es una pescadilla que se muerde la cola. Mientras no lo hago, siento que sigo sin ser plenamente eficaz organizando el trabajo. Pero no puedo hacerlo porque no tengo hueco suficiente para embarcarme en algo así.

¿Tienes problemas para organizarte el trabajo en casa? ¿Crees que te ayudaría algún planificador? No tengo nada pensado, así que dame ideas y prepararé algo que pueda ayudarnos tanto a ti como a mí.

¡Compártelo!  
Categorías: Lifestyle

7 comentarios

  1. Patricia
    10 noviembre, 2017

    Lo de las libretas me parece bastante interesante. ¿Hay que usar más de una? Yo uso una agenda, pero veo que no me organizo bien, y no consigo dar con el punto. Enhorabuena por tu trabajo 🙂

    Responder
    • Sylvia
      10 noviembre, 2017

      Hola Patricia. Pues yo uso agenda y dos libretas. Parece una locura, pero después de mucho probar, finalmente es como mejor me apaño. Ya os lo contaré 😉

      Responder
  2. Mariana Ruiz
    10 noviembre, 2017

    yo e tratado con listas pero es verdad siempre hay imprevistos y nada el tiempo se me va volando entre los chicos y las tareas…

    Responder
  3. Elena
    11 noviembre, 2017

    Estoy de acuerdo en lo de que hay que organizar el trabajo y las horas que queremos dedicar y apuntarlo creo que es necesario, yo voy a empezar a hacerlo, gracias por tus consejos.

    Responder
  4. Aloe
    12 noviembre, 2017

    Sylvia, me pareces una de las personas de la red más reales y sinceras… sin postureos!! Tenía que decírtelo, jajaja! Yo tengo un trabajo convencional (que me come un montón de horas y además con cambios de turno) y me cuesta horrores organizar el resto de mi tiempo, así que estoy atenta a cualquier sugerencia. Las listas a veces me agobian. Me van bien los planificadores semanales. Emprender sería un sueño pero… no tengo tiempo!

    Responder
    • Sylvia
      12 noviembre, 2017

      WoW, muchas gracias! 😊

      Responder
  5. Gema
    17 noviembre, 2017

    hola Sylvia! Es curioso como algo que, queramos o no, tiene que hacer todo el mundo independientemente de cual sea su vida, que es ORGANIZARSE, no tenga un método que termine de fluir o de convencer a una mayoría. Yo en casa he intentado de todo y al final no hay nada (para mí) como el calendario de la nevera. Ese que cada día es un cuadrito y pones las citas y los “dead lines” que hay que cumplir de forma impepinable. Lo demás, un desastre: miles de papelotes, de post-it, de servilletas de bar…
    En fin, el ser humano y sus cosas.
    Un besazo a todas.
    Gema

    Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



0

Tu carrito