Negocios únicos para vivir de verdad. Suscríbete ahora

 

El peor consejo sobre poner precios

 

Poner precio a algo que has hecho tú no es fácil.

Desde luego sería mucho más fácil poner precio a algo que hubiera hecho alguien cercano. Cuando el artesano es otro, vemos más fácilmente el valor de producto.

Si lo hemos hecho nosotras empezamos con lo de…

– Si acabo de empezar, no puedo cobrar lo mismo que la gente que ya lleva tiempo

– Está bien hecho, pero tampoco es para tanto

– En el chino lo venden parecido por 2€

– Hay mucha gente ahí fuera haciendo lo mismo

– Si me paso de precio nadie me comprará

– La gente me dice que cobro caro

– Si, total, me lo paso bien haciéndolo

– Cómo voy a cobrar por algo que regalaría

– Con que me paguen los materiales ya está bien

– Para los amigos no voy a cobrar tanto

Te suena alguna de estas frases, ¿verdad?

De hecho, lo más normal es que hayas dicho y repetido más de una.

 

A todas me las puedo cargar de un puntapié en cuatro renglones. Si las asumes como ciertas o lógicas estarás cavando la tumba de tu negocio.

Que quizá es importante recordar que estamos aquí por un negocio, no somos la ONG de lo hecho a mano.

 

Una de las que le tengo más manía es la primera. Porque me afectó especialmente.

Cuando empecé a coser para vender, sobre todo hacía cosas para niños y bebés.

Al ver que, con los clientes que tenía no podía sacar un sueldo para un mes, decidí “ampliar” el negocio, y empecé a hacer también tartas de pañales.

Entonces casi no se veían, y no había tantas horteradas como se ven hoy. Eran más sencillas, cestas monas de regalo. Y los complementos que acompañaban eran hechos por mí.

Cuando me planteé los precios, alguien me dijo: “Como estás empezando, pon precios más bajos que la competencia, y cuando seas más conocida, sube los precios”

No sé, me pareció súper lógico. Pero ahora sé que fue el peor consejo sobre poner precios que me han dado jamás.

La última tarta de pañales que hice costaba casi 4 veces más que la primera. Y la gente lo pagaba igual.

¿Por qué tuve que tirar mis precios al principio? ¿Por qué tuve que regalar mi trabajo?

Quien compró tartas al final de la “etapa tarta” no me conocía al inicio.

Quien las compró baratas al inicio, no volvió a comprarme cuando subí los precios.

Vendí muchas más de las caras, te lo aseguro. Y eran bastante más caras que las de la competencia, pero consideré que tenían más valor, que eran más finas, más elegantes.

Al subir los precios me las pedían de todos los puntos de España. Llegué a enviar dos al Reino Unido.

Tu trabajo tiene un valor. Y si no se lo das tú nadie lo hará, porque en el mundo del fast-todo, cuanto más barato mejor y da igual la calidad.

¿Quieres ser la más barata? ¿Qué dice de tu producto un precio bajo? ¿Qué dice de ti?

Imagina que vas a comprar un colchón para la cama y tienes dos para elegir. Uno cuesta 700€ y otro 100€ ¿Qué pensarías de cada uno de ellos?

Evidentemente, que uno es bueno y el otro malo.

Habrá gente que compre el malo. Mucha gente, de hecho.

Porque no tengan más dinero, porque el colchón es para una casa de alquiler, yo qué sé…

Otra gente comprará el caro. Y esta es la gente que nos interesa.

Porque prefieren la calidad, porque quieren dormir y descansar bien, porque una buena marca les da garantías…

El problema, en realidad, no es poner el precio para que te compre la gente común.

El problema es encontrar a la gente VIP que quiera pagar tu precio.

No cambies de precio, cambia de público.

¡Compártelo!  
Categorías: Emprender

5 comentarios

  1. nuria
    3 noviembre, 2017

    hola, estos artículos que estás publicando son los mismo que ya mandaste en las newsletter el año pasado, no?
    saludos

    Responder
    • Sylvia
      3 noviembre, 2017

      Hola Nuria, estos primeros sí. Dentro de una semana o dos ya empiezo a intercalar con artículos nuevos. Un saludo!

      Responder
      • Ester
        3 noviembre, 2017

        De todas maneras viene genial releerlos.

        Responder
  2. Rossana
    3 noviembre, 2017

    Me sentí tan identificada con tu artículo y con las afirmaciones a la hora de poner precio… te doy las gracias, porque efectivamente mi conclusión está muy cerquita de la tuya, a qué público quiero llegar. Sabes, estoy apostando a poner de nuevo la moda de la ropa hecha a medida, de las cosas hechas a pedido… ahí voy. Un abrazo Sylvia, para ti y familia. Grcias.

    Responder
  3. IhndiraFont
    5 noviembre, 2017

    Buenas Chita…te sigo por qué conseguí tus vídeos por internet …me encanta lo q hago..vivo en Venezuela y nuestra situación país es díficil hoy día… me gustó mucho tu consejo …

    Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



0

Tu carrito